Introduciendo una hoja de laurel en tus calcetines durante la noche, notarás un gran beneficio al despertar.

Laurel en el calcetín

¿Cuántas veces te pasa que te levantas de la cama dándote cuenta que no has descansado bien durante la noche y que tienes dolor y cansancio en piernas, brazos, espalda y en general en todo tu cuerpo? Probablemente sea un sentimiento que todos habrán experimentado al menos una vez en la vida. Desgraciadamente no son pocos los que padecen constantemente este problema, muchas veces porque también se ven afectados por traumatismos, inflamaciones y otras patologías que afectan a los huesos y músculos. Especialmente en las personas mayores, la situación puede llegar a ser realmente incapacitante, hasta el punto de no poder ponerse de pie y preferir permanecer sentado o estirado para no forzar demasiado las rodillas y las piernas.

Dolores en rodillas y piernas: el laurel puede resultar decisivo

Afortunadamente, existen varios remedios naturales que te permiten aliviar estos síntomas, para que te despiertes por la mañana más descansado y con músculos y huesos tonificados y enérgicos. Por ejemplo, muchas personas optan por consumir tisanas antes de acostarse, con el fin de favorecer un descanso profundo y reparador. A menudo estas tisanas se elaboran con laurel , una hierba aromática que garantiza una serie de beneficios al organismo sobre todo gracias a sus hojas. Solo las hojas secas del laurel pueden proteger el cuerpo de los radicales libres y los microorganismos dañinos. Además, el laurel también es famoso por otras excelentes propiedades, incluyendo vitamina C, ácido cafeico (que reduce el colesterol malo), potasio, rutina y mucho más.

Beneficios de la hoja de laurel

En la mayoría de los casos, por tanto, se opta por beneficiarse de todas estas propiedades del laurel a través de una tisana o infusión, quizás acompañando la hoja de laurel con limón que ejerce una extraordinaria acción antioxidante y por tanto es una mezcla perfecta para la salud de nuestras piernas y rodillas. . Sin embargo, el laurel también se puede usar de otras maneras. Por ejemplo, las hojas de esta excepcional hierba aromática se pueden aplicar directamente en las zonas más afectadas por el dolor y las molestias , con el fin de que los síntomas sean mucho menos incapacitantes.

Una hoja de laurel seca en tus calcetines es suficiente

Solo por poner un ejemplo, todos aquellos que experimenten dolor en las rodillas y piernas (sobre todo por la mañana) pueden probar a ponerse una hoja de laurel seca en los calcetines, en el talón. Una vez que se inserta la hoja, se levanta el calcetín y se deja la hoja en el talón durante la noche. Gracias a todos los beneficios que puede aportar el laurel, por la mañana te darás cuenta fácilmente de cómo el dolor en tus rodillas y piernas será menos intenso y te permitirá realizar las actividades diarias con normalidad. Alguien ya ha probado este método y los resultados han sido realmente satisfactorios.

hoja de laurel en el calcetín

Alternativamente, con la hoja de laurel  también se puede obtener un aceite esencial con propiedades antibióticas, antiparasitarias y antisépticas, además de digestivas y estimulantes. Por ejemplo, quienes tengan problemas digestivos pueden verter 5 gotas de aceite esencial obtenido de la hoja de laurel en un difusor aromático para habitaciones, aprovechando este beneficio durante las comidas principales.