He encontrado una manera fantástica de utilizar las cáscaras de naranja: ¡las incorporo en varias tareas! Desde que adopté este método, ya no los descarto. Reciclar residuos de alimentos como las cáscaras de naranja no sólo ahorra dinero sino que también ayuda a gestionar los gastos del hogar de forma eficaz.

En lugar de tirar las cáscaras de naranja, las guardo para crear una solución de limpieza eficaz para mi hogar. Este limpiador casero no sólo ahorra dinero sino que también elimina la necesidad de productos químicos agresivos que dañan tanto el medio ambiente como la salud.

Créame, este limpiador casero no solo es rentable y no contiene toxinas, sino que también es seguro y eficiente en todas las superficies y dura mucho tiempo. Si estás interesado en aprender cómo hacerlo, sigue leyendo.

Al reutilizar las cáscaras de naranja, puedes crear un potente detergente para limpiar cualquier superficie de tu hogar con facilidad. Además, esta solución casera dura meses.

Para prepararlo, reúne los siguientes elementos:

  • Una botella de spray
  • Sal
  • Agua
  • Una pequeña botella de plástico o un frasco de vidrio.
  • cáscaras de naranja
  • Bicarbonato

Esto es lo que debes hacer:

  1. Después de consumir las naranjas, guarda las cáscaras en una botella de plástico en el frigorífico.
  2. Cuando esté listo para preparar el detergente, lave las cáscaras con agua y sal para eliminar gérmenes, residuos de pesticidas y parásitos.
  3. Corta las cáscaras limpias en tiras o en la forma que prefieras y colócalas nuevamente en la botella, llenándola hasta la mitad.Ezoico
  4. Agregue bicarbonato de sodio y agua, asegurándose de no llenar la botella por completo para dejar espacio para la fermentación.
  5. Deje reposar la mezcla durante al menos una semana, abriendo la tapa de la botella diariamente para liberar gases y mejorar el olor de la solución.
  6. Después de una semana, filtre la solución y transfiérala a un recipiente multiuso o a una botella rociadora.
  7. Ahora tienes un detergente cítrico perfecto para limpiar superficies de cocina, lavar platos, fregar pisos y limpiar superficies de baños.
  8. Guarde el frasco en un lugar seco y fresco para usarlo en el futuro.

¡Disfruta de tu solución de limpieza ecológica!